martes

Qué verde era mi valle

Sierra del Caurel, Lugo

2 comentarios:

Mercedes dijo...

Carmen... doy gracias a JL, por que a través de su comentario he podido conocer tu trabajo, lleno de sensibilidad. Te seguiré de cerca.
Esta foto me gusta mucho. Me encantan estos lugares recoletos, ocultos, casi devorados por el bosque, que de repenten surgen entre helechos y laureles para contarnos una historia humana, la que un día ocurrió o quizá sigue ocurriendo, bajo esas lajas de piedra a modo de tejado, junto al fuego del hogar.

Me alegro de haberte "conocido".

Saludos, Mercedes

carmensabes dijo...

Muchas gracias Mercedes, nos vemos, un abrazo.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Se ha producido un error en este gadget.